Intercesión

 
2 Cronicas 7:14 Si se humillare mi pueblo, sobre el cual ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Este versiculo establece un requisito de parte de Dios para bendecirnos y sanar nuestra tierra: Humillarse, orar, arrepentimiento, buscar su rostro.

En el Nuevo testamento encotramos un pasaje similar en Santiago 4: 8-10

8. Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

9. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.

10. Humillaos delante del Señor, y Él os exaltará.

Coloquemonos en la brecha e Intercesión, Ezequiel 22:30 Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.


Dios nos exalta cuando permanecemos fieles a EL a pesar de las adversidades, Daniel 6:10,16 10. Y Daniel, cuando supo que la escritura estaba firmada, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que estaban hacia Jerusalén, se hincaba de rodillas tres veces al día, y oraba, y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes. 16. Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y hablando el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, Él te librará.


Elias oraba fervientemente, Santiago 5:17-18 17. Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. 18. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.


Dios respondió a la oración de Elias, 1 Reyes 18:37-39 37. Respóndeme, Jehová, respóndeme; para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. 38. Entonces cayó fuego de Jehová, el cual consumió el holocausto, y la leña, y las piedras, y el polvo, y aun lamió las aguas que estaban en la zanja. 39. Y viéndolo todo el pueblo, cayeron sobre sus rostros, y dijeron: ¡Jehová es el Dios! ¡Jehová es el Dios!

 

Oración Por Venezuela

El Ministerio de Intercesión te invita a una cadena de oración y ruego de rodillas por Venezuela, clamando por la paz, la reconciliación, la justicia, el arrepentimiento, y por un avivamiento.

En la Biblia no existe un mandamiento como tal que hay que orar de rodillas, pero tiene un efecto en los cielos cuando nos humillamos delante del Padre

Oremos por un Avivamiento

Hechos 1:8 Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo; y me seréis testigos, a la vez, en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Unidad de la Iglesia en oración, Hechos 2:1-4 :

  1. Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.
  2. Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
  3. y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
  4. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Orando por el Cuerpo Pastoral en Venezuela

Para que el Espiritu Santo descienda con poder y gloria. Hechos 4:29-31 :

  29. Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra;

  30. y extiende tu mano para que sanidades, y milagros y prodigios sean hechos por el nombre de tu santo Hijo Jesús.

  31. Y cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaron la palabra de Dios con denuedo.

El Espiritu Santo convencera al mundo de pecado, justicia y juicio Juan 16:8

Seremos Victoriosos

 Romanos 8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó.

  Apocalipsis 2:7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

  Apocalipsis 3:21 Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como también yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.